Hay mucho por hacer para mejorar la cultura de la prevención en México

Hay mucho por hacer para mejorar la cultura de la prevención en México

Según datos ofrecidos por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, menos de la mitad de los municipios que se ubican en México, tienen a su disposición todos los canales de acceso a servicios financieros: bancos, oficinas bancarias, cajeros automáticos o cualquier tipo de entidad financiera. Este dato es una muestra clara de que hay muchas cosas por hacer en materia de inclusión financiera para el beneficio de toda la sociedad. 

 

El sector asegurador está relacionado directamente con todo lo anterior, de hecho cuenta con datos que le permiten saber cómo el sector ha cambiado a lo largo del tiempo y cómo ha intervenido en el desarrollo del país como una importante entidad financiera. Desde principios de los años noventa hasta el 2017, se registró un crecimiento notable  de la industria aseguradora en nuestro país, porque se pasó de un 1.15% a un 2.20% de participación en el Producto Interno Bruto. Si bien este número es positivo, otros países latinoamericanos alcanzaron en algunos casos el doble de crecimiento que el registrado en México. Estos datos nos revelan claramente que existen muchísimas personas desprotegidas en el país, por ello el sector debe ofrecer productos de alta calidad y estrategias que permitan que la prevención asuma un lugar protagónico en la vida de todos los mexicanos. 

 

Hay mucho que mejorar para lograr un aumento en el crecimiento del sector y en la cultura de la prevención en nuestro país y los números nos ayudan a entender mejor la realidad en ese rubro. En el año 2016, según datos del INEGI, hubo más de 300 mil accidentes de tránsito y la mayoría de los gastos derivados de estos accidentes, fueron absorbidos por los propietarios, debido a que solo 3 de cada 10 autos están asegurados. Lo anterior es sumamente preocupante porque implica que la mayoría de los conductores transitan a su suerte, arriesgando no solo su integridad y la de terceros, sino también su estabilidad financiera, porque finalmente tanto la prevención como la protección, impactan directamente en la vida de quienes van al volante.

 

Lamentablemente la falta de prevención no solo ocurre con los seguros de automóvil, también pasa con otros tipos de aseguramiento: gastos médicos, vida, daños, desempleo, empresariales, etc. Por ello, es urgente que tanto el sector como el gobierno, implementen estrategias para que toda la población conozca a fondo los beneficios de contar con un seguro.

 

Muchas personas no contratan una póliza por considerarlas costosas, pero el verdadero problema es la desinformación y no el precio. Por ello, es conveniente aclararle a la gente que un seguro no es un gasto, sino una inversión a largo plazo que trae consigo múltiples beneficios. El papel de las aseguradoras es fundamental para cambiar la percepción de los usuarios y aumentar la cultura de la prevención. Para lograrlo, hay que mostrarle a las personas el grave riesgo al que están expuestos si no están protegidos en caso de que padecieran algún siniestro, cuáles son las consecuencias y cuán vulnerable es su patrimonio. Resulta vital también crear conciencia en las personas, para que conozcan cuál es el seguro que mejor se adapta a sus necesidades y presupuesto, para enfrentar cualquier adversidad que se presente en el futuro.

 

*Con información de un artículo de Profesionales Seguros y Fianzas

 

Previous post
Big Data y Seguros
Next post
Las aseguradoras deben poner más atención en mejorar la calidad de sus servicios

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

*

Back
SHARE

Hay mucho por hacer para mejorar la cultura de la prevención en México